Artículo de Vox del mes de septiembre: «Vox no va a ser políticamente correcto»

Este es el artículo de Vox de septiembre, titulado Vox no va a ser políticamente correcto. Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

Vox es un partido político nuevo, y en muchos casos novato, en las experiencias de las instituciones, pero con una actitud y una convicción que va a suplir todas las carencias en cuanto nos situemos en la trama estructural de los organismos públicos, en la que nos estamos encontrando en algunos casos con «atascos» de dudosa ética o legalidad para poder realizar las labores que nos han encomendado nuestros votantes.

No son negativas a darnos lo que solicitamos, pero sí trabas a la hora de querer gestionar cualquier tipo de información que, por lo que vamos viendo en la prensa en distintos puntos de España, consideran que «no es políticamente correcto, o no es conveniente removerlo, o mejor dejarlo como está, o para qué meterse con eso».

Y Vox no va aceptar esa manera de politiqueo.

Vox no va a ser políticamente correcto con sus aliados ni con sus opositores. Vox ha llegado a las instituciones porque la población está harta de la política vacía y sin ilusión para los españoles. Vox ha llegado para quedarse y cambiar la forma actual de politiquear entre sillones y bastidores.

Vox no le debe nada a nadie, si acaso al contrario. En muchas instituciones, Vox ha sido decisivo para ceder el gobierno a otras fuerzas vinculadas a la denominada derecha, que de otra forma no estarían gobernando ahora. Vox no ha llegado para conformarse con un sillón y pasar cuatro años intentando contentar a todos y meterse en el sistema para vivir de ello. Vox está aquí para cambiar las cosas, caiga quien caiga. Y el que no esté aquí por eso, mejor que se marche.

En el caso de Puçol, donde de momento todo está correcto dentro del orden establecido, la población me ha colocado en el consistorio para defender dentro de la demarcación municipal los 100 puntos de Vox, siendo su máxima la defensa territorial del estado español, nuestra bandera, la libertad e igualdad de todas las personas sea cual sea su sexo, y sobre todo la defensa a ultranza de la constitución. El hecho que gobierne la sección taurina es debido a la petición expresa y con el fin de aportar el máximo de mi experiencia en beneficio, en primer lugar del pueblo, y después a nivel general de la Comunidad si les parece a los responsables adecuado. Pero el pueblo no me ha puesto en el ayuntamiento para llevar solo los asuntos taurinos, sino para implantar el máximo de resoluciones de los conocidos 100 puntos. Por eso, si tenemos que ser en algún momento políticamente incorrectos, lo seremos.

Lo de la falsa coletilla de la «extrema derecha» se lo dejamos a los de las derechitas cobardes que teman por su poltrona, y a los progresistas de las extremas izquierdas tóxicas que ven peligrar sus privilegios adquiridos en barras de bares de dudosa respetabilidad.

Vox ha llegado para decir las cosas claras como las está expresando en el Congreso, mirándole a los ojos a los líderes de todos los partidos, algunos de los cuales agachan la mirada al no poder ingerir las verdades de los argumentos. Eso es Vox, y el próximo 10N volverá a rugir con más fuerza aún si cabe.

Una opinión de Vox en Puçol

000-vox

08 Octubre 2019
FaceBook  Twitter  

Información Adicional