El pasacalles y la crida de las fallas se mantuvieron el sábado por la tarde, pese al mal tiempo anunciado

El viernes 26 de febrero hubo consultas de última hora: ante la previsión de que el sábado 27 hiciera viento e incluso lluvia, se barajaron distintas opciones como alternativa, para tomar la decisión a mediodía del sábado si el tiempo recomendaba buscar un espacio público para celebrarlos… pero el pasacalles y la crida se mantuvieron al aire libre, además, con las innovaciones previstas: no hubo discursos desde el balcón, sino en la plaza del Ayuntamiento, donde se finalizó con una proyección en vídeo, el Himno y un castillo de fuegos artificiales.

El pasacalles sirvió una vez más para demostrar la hermandad entre las fallas de la población: además del desfile oficial de estandartes, falleras mayores y presidentes, grupos de falleros uniformados se mezclaban en el recorrido de la avenida Valencia y la calle San Juan, acompañados por las charangas que ponían la nota de color —que no de calor, eso cada uno lo conseguía como buenamente podía— a lo que no era más que el preludio del acto en la puerta del ayuntamiento.

Y es que este año, por primera vez, el balcón de la casa consistorial se quedó vacío. Falleras, presidentes y autoridades se situaron en un escenario en la plaza, mucho más cerca del mundo fallero, para hacerles llegar sus palabras, como siempre, invitando a la concordia y a disfrutar todos juntos de las fallas.

Comenzaron las seis falleras mayores infantiles, les siguieron las cinco falleras mayores —recordemos, este año Palau-La Torre no tiene fallera mayor— y, para cerrar el turno de intervenciones, el presidente de la Junta Local Fallera, el concejal y el alcalde.

Desalojados todos los protagonistas del escenario, llegó el turno del Himno regional y, para finalizar, otra de las novedades de este año: la proyección de un vídeo con la programación de los actos del mes fallero; vídeo elaborado por el Departamento de Comunicación que ya está siendo distribuido por redes sociales y por whatsapp, para recordar los horarios y el eslogan que preside este año las fiestas, La flama de tot un poble en moviment.

Un castillo de fuegos artificiales lanzado desde la terraza del ayuntamiento por Vicente Alcácer —Yoe para los asiduos a sus deslumbrantes espectáculos pirotécnicos— puso punto final a los actos de la tarde en la plaza Joan de Ribera.

Luego, por la noche, en el Espai Jove, las paellas y la música sirvieron para demostrar, una vez más, que el buen ambiente es uno de los elementos básicos en la buena salud de las fallas en Puçol.

Informa y fotos: Sabín

fotos facefotos facefotos face214-castillo-ayuntamiento-2

01 Marzo 2016
FaceBook  Twitter  

Información Adicional