Los más pequeños, una “gran afición” que obliga a Sant Antoni a celebrar el chocolate y las “emboladas infantiles”

La Asociación Cultural y Taurina Bou de Sant Antoni celebra su décimo aniversario con una especial atención a los más pequeños, a los que dedica cada año una jornada en la que el chocolate y los carretons (unos peculiares toros embolados infantiles) son los protagonistas. Este año también ha sido protagonista la lluvia, que obligó a aplazar los actos… pero la afición de estos jóvenes aficionados logró que los actos se celebraran el viernes 27 de enero. Bajo la lluvia, eso sí.

La afición es algo con lo que se nace o, como mínimo, se vive desde pequeño. Durante la tarde del viernes 27 de enero hemos tenido ocasión de comprobar cómo los niños de todas las edades viven la fiesta de Sant Antoni desde muy, muy jóvenes (¡pero si había uno en carrito de bebé!).

Después de haberse aplazado una semana, por el temporal, el viernes por la tarde era el “día de los más pequeños”, en el que el chocolate y los carretons son los protagonistas.

Pero, claro, comenzó a llover a media tarde.

Aprovechando que en un bajo de la calle La Font los componentes de la comisión estaban preparando el chocolate, los más pequeños se acercaron muy pronto, antes de las 17.30 horas marcadas en la programación. Tomaron el chocolate en un visto y no visto.

Y luego a esperar casi una hora.

Comenzó a llover… Cierto desánimo cundió en algunos miembros de la comisión. Otra vez la lluvia. Otra vez aplazar.

¿Aplazar?

Ni un solo pequeño se movió de la calle. Algunos bajo los balcones. Otros con paraguas. Todos esperando que la comisión se pusiera las pilas.

Y vaya si se las puso.

Les tocó ir a por estos “toros embolados infantiles”, le colocaron a uno las bolas. Encendidas, naturalmente. Y a correr por las calles.

No había adultos… o al menos no en el recorrido, aunque sí resguardados en portales y balcones.

Sólo niños. Bajo la lluvia, claro.

En momentos así uno entiende por qué hay aficiones que perduran generación tras generación.

Y esos sólo son los actos infantiles… a medianoche tocaba embolar el ganado de los mayores. Seguía lloviendo, pero…

Podéis imaginar el resultado, ¿verdad?

Informa y fotos: Sabín

fotos facefotos face

074-carretons-sant-antoni-2

 

30 Enero 2017
FaceBook  Twitter  

Información Adicional