Expertos viticultores enseñan en Puçol cómo realizar el maridaje de vinos

Charo y Pepe llevaban años intentando organizar en El Quijote algo distinto para dar a conocer el mundo del vino: ofrecer a los vecinos cenas con maridaje, explicado cada uno de ellos por su creador, bodegueros que no sólo hablen de su trabajo sino que enseñen a distinguir cada variedad, a explicar sus virtudes… Tras una prueba en mayo, en junio su sueño se consolida con la presencia de Utiel-Requena y Rioja, sus primeras propuestas.

La crisis es una situación que en algunos casos nos ha enseñado que la especialización es una fórmula para evitarla. Aunque también es un estado en el que es más difícil inventar, arriesgarse, probar cosas nuevas.

Quizá por ello Pepe y Charo llevaban años dándole vueltas a la idea de ofrecer en El Quijote algo que hoy por hoy no se viene realizando en Puçol, pero no se habían lanzado hasta que el 19 de mayo organizaron la primera cena con maridaje.

Estuvo con nosotros Rodolfo Valiente, que es un viticultor de Requena, con una producción muy pequeña en una zona de apenas dos hectáreas donde ya se producía vino en la época de los íberos”, explican Charo y Pepe. “Se llama Pago de los Balagueses y vino a explicarnos por qué es más sano un brut nature, si se puede tomar vino tinto con pescado, cómo afecta la lluvia a la calidad del vino y muchas otras cosas, todo ello mientras cenábamos en compañía de cuatro de sus vinos”. 

Para la treintena de vecinos que llenaban El Quijote aquel jueves noche, fue toda una experiencia escuchar a un viticultor explicar su trabajo, sus decisiones, las características del brut, el blanco o el tinto, el maridaje adecuado… en definitiva, una agradable forma de aprender de la mejor forma posible: experimentando en el paladar las palabras de un experto.

El brut nature es ideal para la recepción porque no contiene azúcar ya que no se realiza con este tipo de cava una segunda fermentación”, explicó Roberto Valiente. “El que hemos probado hoy se llama Caprasia, la tierra de las cabras, en homenaje a los íberos, que fueron los primeros pobladores de la zona de Requena donde tenemos nuestra bodega”.

Una bodega situada en una parcela de dos hectáreas, formada sobre todo por rocas calizas, en el parque natural de las Hoces del Cabriel que debido a su altura y a su régimen de lluvias tiene una denominación propia dentro de la denominación de origen Utiel-Requena, lo que en términos de viticultura se llama un pago.

Durante la velada, los vecinos de Puçol disfrutaron de un blanco con aroma francés y rompieron el mito de que el tinto no marida con los productos del mar: un calamar para acompañar el garnacha y merlot Pago de los Balagueses que producen por primera vez este año y, pese a su alta graduación, combina a la perfección.

Por último, cerramos con nuestro buque insignia, un syrah que se debe servir en una copa más cerrada, para apreciar mejor todos los matices de su aroma”, finalizó Roberto. “Mi padre plantó esta variedad hace veinticuatro años sencillamente porque a mí me gustaba y hoy se ha convertido en nuestro tinto más reconocido”.

Satisfechos con la primera experiencia, Charo y Pepe ya han preparado la segunda cita, siempre en jueves noche: el 2 de junio es un viticultor de Rioja el invitado, Gómez Cruzado.

Después de tantos años dándole vueltas a la idea creemos que es una experiencia enriquecedora para nuestros vecinos. Confiamos en mantener cada mes una o dos cenas con maridaje y, si todo funciona como la primera noche, esperamos dar a conocer las distintas denominaciones de origen: en España producimos muy buenos vinos y muy variados”.

Informa y fotos: Sabín

fotos face

451-maridaje-vinos-6

02 Junio 2016
FaceBook  Twitter  
  • Imprimir