Cinco días, sesenta agricultores y un objetivo: que los plaguicidas no se conviertan en una nueva plaga

Cinco días, sesenta agricultores y un objetivo: que los plaguicidas no se conviertan en una nueva plaga

Sesenta alumnos de varios pueblos de l’Horta Nord y el Camp de Morvedre se reúnen cada mañana, del 1 al 5 de octubre, para recibir un intensivo curso sobre el uso de plaguicidas. Para unos es su primera formación en el tema, otros acuden a renovar su carnet de manipulador de productos fitosanitarios, pero todos salen con la misma idea: aprender a usarlos sin castigar la huerta valenciana.

Agricultores que usan plaguicidas en su huerto buscan recibir formación gratuita sobre la manipulación de estos productos. Parados que aspiran a cultivar su huerto buscan el carnet de manipulador de plaguicidas porque han oído que un tal Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) pone multas de varios ceros a los que no respetan la naturaleza.

Para estos casos y otros de distinto currículum, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) y la Concejalía de Agricultura del Ayuntamiento de Puçol han organizado un curso oficial de manipulador de plaguicidas.

El curso se celebra del 1 al 5 de octubre en el Espai Social La Barraca. Cinco horas diarias, almuerzo incluido. Con examen final obligatorio. El respeto a la agricultura no es algo que se pueda tomar a la ligera. Hay que concienciarse de la situación que atraviesa el campo, de las medidas para no contaminar, de las precauciones para retirar los envases de productos fitosanitarios. Trabajar la huerta y hacerlo bien. O la Generalitat Valenciana no extiende el carnet de manipulador de plaguicidas… y sin carnet el Seprona multa.

Tanta exigencia ha sido bien recibida: agricultores de Puçol, Massamagrell, Sagunto, Puerto de Sagunto, incluso de Algimia de la Baronía (antes Algimia de Alfara) vuelven al cole durante una semana. Gente que se mueve para estar al día. Gente que quiere trabajar el campo, como en los viejos tiempos, pero con las nuevas técnicas. Son sesenta los matriculados. Cada día les imparte las clases un profesor distinto, todos expertos en distintas materias, todos contratados a través del IVIA.

El éxito del curso demuestra que es necesario. Algo que destaca Salvador Almenara, el concejal de agricultura de Puçol. Un hombre que no tiene problemas en reconocer que cuando hizo este curso, hace unos años, le cambió la forma de trabajar en el campo, de cuidarlo, de manejar los productos fitosanitarios. Y eso que él lleva toda la vida trabajando en la huerta: “A mí me cambió la forma de pensar sobre la eliminación de los envases fitosanitarios con los que, a menudo, el agricultor no sabe dónde ni cómo deshacerse de ellos. Con el curso se comprende la necesidad de los puntos de recogida Sigfito y por qué es obligatorio depositar allí los envases ya utilizados. Y mucho más, porque incluso hay una jornada de primeros auxilios”.

Si a un veterano como Salva le abrió los ojos, imaginaos a los recién llegados a este campo… y perdón por el chiste fácil.

Desde el primer momento todos lo tienen claro: sí al uso de los plaguicidas, no al uso descuidado… podrían acabar convirtiéndose en una nueva plaga para los pocos terrenos que siguen teniendo un uso agrícola.

Informa: Sabín

fotos_noticia

953-curso_plaguicidas-4

 

03 Octubre 2012
FaceBook  Twitter  

Información Adicional