Claves para una recuperación economía sostenible

Un grupo de financieros y economistas, antiguos alumnos del colegio británico Caxton College de Puçol, identifica problemas y soluciones prácticas para abordar la crisis económica que deja la pandemia en España.

La reactivación del sistema productivo es una de las máximas preocupaciones de los actores sociales, económicos y políticos, tanto de España como del resto de países castigados dramáticamente por la pandemia de la Covid-19. En estos momentos, con un paisaje epidemiológico optimista, en el que las vacunas comienzan a formar parte de nuestras vidas y los contagios se atenúan, podríamos pensar que estamos en un punto de inflexión que permitiría abonar el camino hacia una recuperación.

Uno de los vehículos que puede ayudar a que esta senda de la recuperación sea más rápida pasa por la llegada de fondos europeos. Por ello, todo apunta a que su gestión puede ser clave para estimular nuestra economía y además reestructurar nuestro modelo productivo.

A este respecto, Andrea Antón, analista financiero en OpenMarket, multinacional con sede en Londres que asesora a empresas tales como Amazon o Microsoft, asegura que «un influjo monetario no significa una recuperación exitosa. Quizá lo más importante sea establecer y concretar aquellas transformaciones prioritarias que se deben llevar a cabo, así como designar a los dirigentes de dichas transformaciones. Se deberá definir qué iniciativas de inversión son las necesarias para estimular la economía española a largo plazo ya que no es suficiente pensar en salvar 2021».

Desde otra perspectiva, Borja Escrivá, Senior Manager en el departamento fiscal de Levante de PwC España, confía en que«el entorno político y social sea estable y que el nivel de seguridad jurídica no suponga un riesgo para la inversión. En definitiva, es importante que el empresario sepa el escenario en el que juega». 

Generar más empleo

¿La reforma del sistema laboral puede ayudar a la recuperación económica?Juan Manuel Muñoz, director de inversiones del Grupo Atitlan, busca respuesta a esta pregunta que permanentemente sobrevuela nuestro país. «El mejor activo para cualquier estado es cambiar un ‘desempleado’ por un ‘trabajador en activo’, pues tienes un efecto doble, al eliminar el coste y a su vez generar futuros ingresos. Para ello se han de crear políticas que favorezcan el empleo, ofreciendo a las empresas incentivos (fiscales o de cualquier otra índole) para incrementar la ocupación laboral».

Haciendo alusión a este mismo asunto, Borja Escrivá añade que uno de los principales problemas que impiden resolver este tema es la falta de consenso. «De poco sirve reformar el sistema laboral si el empresario teme que en unos años vuelva a cambiar».

Parece claro que «el modelo laboral presente está bastante anticuado y por tanto ralentiza la prosperidad económica de España. La modernización de nuestro sistema laboral, para que pueda estar a la par con los de otras economías europeas, como pueden ser la alemana o británica, es vital para impulsar crecimiento económico en España. No solo se trata de promover nuevos empleos sino también de adecuar la calidad de los mismos a la situación actual», precisa Andrea Antón desde la City londinense.

Subida de impuestos

El fuerte gasto público que el Estado ha tenido que asumir en esta época de pandemia para afrontar la complicada situación laboral española significa, en palabras de Andrea Antón, que «el fuerte endeudamiento de nuestro país dará lugar a un aumento de impuestos, ya que esta es una de las maneras más eficaces que tiene un país de recoger dinero y poder hacer frente a las deudas de la Unión Europea».

Borja Escrivá, por su parte, cuestiona las medidas propuestas hasta la fecha ya que «tienen escaso efecto recaudatorio».

Juan Manuel Muñoz da un paso adelante e intenta aportar soluciones al problema. «Lo importante no es el endeudamiento en nivel absoluto, sino en relación al PIB del país, por lo que existen dos vías, no excluyentes, para rebajarlo: incrementar el PIB o reducir el endeudamiento. En relación a la primera idea, las medidas adoptadas han permitido mantener viva la economía (muchos países han llevado a cabo medidas similares) y por ende evitar destrucción de PIB a corto-medio plazo. En relación a la segunda opción, la única alternativa es generar superávits, y estos solo pueden ser obtenidos reduciendo el gasto, o incrementando los ingresos. El problema es que ninguna de estas alternativas es buena en el corto-medio plazo».

Futuro

Todos concluyen que la situación generada por esta pandemia ha dejado aciertos y desaciertos de los que debemos aprender para próximas crisis. Así mismo, coinciden en que, lo más importante, y también lo más difícil, es encontrar el equilibrio entre la salud pública y mantener la economía funcionando.

A nivel empresarial también mantienen una opinión compartida en cuanto a la idea que señala Juan Manuel Muñoz de «revertir deslocalizaciones, trayendo de vuelta la capacidad productiva a la Unión Europea y a Estados Unidos».

«En Europa hemos dejado de lado la producción industrial, cedida a Asia principalmente, y la investigación, dominada por EE.UU. Debemos recuperar estas vías para asegurar un flujo económico estable ante la caída de un sector tan relevante como el turístico», culmina Borja Escrivá.

Informa y fotos: Caxton College

09 Junio 2021
FaceBook  Twitter  

Información Adicional